«Las novelas que instruían y entretenían (Verne, Salgari, Stevenson…) están a punto de ser prohibidas»